martes, 10 de febrero de 2015

China, el imperialismo emergente

China, el imperialismo emergente
China, el imperialismo emergente


A lo largo de la historia se planteo a China como un país centrado en la protección de sus fronteras y no en la expansión de ellas. Hoy planteado como una de las principales potencias a nivel mundial, coloniza económicamente África y América Latina creando una dependencia del nuevo capital asiático. Al parecer no hay mejor defensa que un buen ataque a los países periféricos para el sostenimiento capitalista chino.



América Latina aunque conserva como mayor inversor a EE.UU cada vez mas crece la influencia China en esta región.
El abanico chino va desde: obras hidráulicas, tecnología, máquinas, equipos, explotación petrolera, adquisición de empresas, bancos (ICBC) realización de obras públicas, transporte y los ya conocidos ferrocarriles chinos.
En Argentina todos estos contrastan con las exportaciones de productos primarios, especialmente la soja y el petróleo, ¿este cuentito ya lo conocemos, no?
El interés es avanzar en inversiones en hidrocarburos no convencionales (Vaca Muerta) que se ofrecen como una de las posibilidades de inversiones externas en la Argentina.


Siendo este un destino de interés por presentarse como uno de los países con mayor reserva de gas no convencional (shale gas) y petróleo no convencional (shale oil). Nuestro país puede convertirse en una gran fuente de millonarias ganancias para China en el corto y mediano plazo.


Los principales beneficiarios son las grandes transnacionales y sus grupos asociados en la Argentina, sobre todo si tenemos en cuenta los principales productos de exportación desde la Argentina, soja y petróleo, dos producciones extranjerizadas, aun con la gestión estatal de YPF ahora asociada con la petrolera estatal china Sinopec, sumado a los contratos con la National Offsshore Corporation (CNOOC), convierte al gigante asiático en la segunda fuerza productiva del sector.


Acuerdos firmados con Argentina


Entre algunos de los acuerdos firmados entre Argentina y China estos son algunos de los dados a conocer, ya que hay muchos acuerdos que no han sido publicados, y presupone que tendrían mayores beneficios para China que para Argentina como por ejemplo traer mano de obra oriental, usar recursos del suelo argentino, girar commodities al exterior sin intermediación nacional, etc.
Entre los acuerdos conocidos están el financiamiento del Banco de Exportaciones e Importaciones de China (Cexim) por US$ 1.600 millones para los próximos 12 meses y US$ 867 millones para los tres años posteriores, con obras y costos por resolver al menos hasta 2018.
US$ 530 millones para la interconexión eléctrica entre Mendoza y Buenos Aires, la represa hidroeléctica El Tambolar en San Juan, con un costo de US$ 400 millones, y el proyecto de Portezuelo del Viento, también una hidroeléctrica en Mendoza, por US$ 650 millones.

El cuarto de los proyectos “prioritarios” con financiamiento del Cexim Bank es la distribución y provisión de electricidad en la localidad de Añelo, en Neuquén, una población de 2.500 personas que espera una “explosión” demográfica por la explotación de Vaca Muerta, al servir de base para las obras y los trabajadores del yacimiento de shale gas con el que el Gobierno argentino busca la independencia energética y China sacar sus beneficios en la explotación hidrocarburífera.

En cuanto a los acuerdos que no fueron dados a conocer en detalles se encuentra previsto la construcción de una estación espacial en Neuquén, esta deberá ser aprobada por el congreso, dándole inmunidad diplomática a China. Muchos sospechan que esta inmunidad está dada por los fines militares que tendría esta estación.
También se firmo un acuerdo para el desarrollo de la minería en Río Negro y Mendoza, por la minera MCC Minera Sierra Grande, criticada por su destrucción del medio ambiente.



Algunos datos sobre China


La mal llamada China comunista inmersa totalmente en el mundo capitalista posee una población de 1.357 millones (2013) el cual el 2% de la población concentra las mayores riquezas del país, la clase media representa el 34% el principal motor del consumo y una clase obrera sometida y explotada del 20% y un campesinado hiperexplotado del 44%


Como se pueden ver en estos datos China al igual que otro país capitalista maneja las relaciones sociales de explotación, sometimiento, control y concentración de poder en la clase burguesa que controla el Partido Comunista Chino.


Modos de dominación


Se puede ver una dominación semicolonial en el ámbito económico en lo que respecta a América Latina, ya que las relaciones comerciales y financieras de China con el mundo manejan una política no intervencionista en los asuntos internos de los países a los que arriba.
A contrapartida China en Taiwán, Hong Kong y el Tibet tiene un alto grado de injerencia que se da desde un ámbito político, económico y coercitivo.
En lo que respecta a África aparte de su dominación económica al encontrar en este continente mano de obra barata y recursos minerales, interviene apoyando a distintas fracciones con las cual hace negocios con la venta de armas y financiándolos para asegurar que otros negocios no sean interrumpidos dado el alto nivel de conflictividad de este continente.
Los modos son diferentes la dependencia es la misma.



En los últimos años hubo un cambio de paradigmas en las relaciones internacionales, los países emergentes dejaron o van dejando de lado relacionarse con el imperio EE.UU o UE dando un giro hacia China, un país que al igual que los antes nombrados viola derechos, explota, interviene, domina territorios, pero para cierta casta, China vendría a ser la antítesis de EE.UU aunque estos tengan mas cosas en común que diferencias.




Seguinos!
Facebook
Twitter
Google+

Contacto: laquenotecuentan@gmail.com